SOMOS EL GUARDIÁN QUE

PRESERVA Y REÚNE

SOMOS EL GUARDIÁN QUE

PRESERVA Y REÚNE

«Conocemos el mezcal desde siempre y antes de eso, lo vivimos desde los entornos familiares más cercanos a partir de que somos niños. Es inherente a nuestra región, viene en nuestra cosmovisión. El mezcal cura, sana el alma, también te acompaña en tus penas y si quieres te ayuda a olvidarlas, cuando un niño nace, se toma mezcal. Tomamos mezcal para ser sentimentales, para explotar la creatividad y los sentimientos, para que nos preocupe menos la burla. No se trata de sufrir sino de ponernos emocionales. Disfrutar. Cuando eres oaxaqueño no importa si sabes cómo se hace o no, de que te dan mezcal, te lo dan, y de que lo bebes, lo bebes.»
«Concebimos al mezcal como un ente vivo, que desde su elaboración hasta su consumo se mantiene en constante evolución de sabor, aroma y textura, lo que permite evocar el terroir alusivo a la región, agave y manos que intervienen en su creación».

«Conocemos el mezcal desde siempre y antes de eso, lo vivimos desde los entornos familiares más cercanos a partir de que somos niños. Es inherente a nuestra región, viene en nuestra cosmovisión. El mezcal cura, sana el alma, también te acompaña en tus penas y si quieres te ayuda a olvidarlas, cuando un niño nace, se toma mezcal. Tomamos mezcal para ser sentimentales, para explotar la creatividad y los sentimientos, para que nos preocupe menos la burla. No se trata de sufrir sino de ponernos emocionales. Disfrutar. Cuando eres oaxaqueño no importa si sabes cómo se hace o no, de que te dan mezcal, te lo dan, y de que lo bebes, lo bebes.»
«Concebimos al mezcal como un ente vivo, que desde su elaboración hasta su consumo se mantiene en constante evolución de sabor, aroma y textura, lo que permite evocar el terroir alusivo a la región, agave y manos que intervienen en su creación».

Prieto